domingo, 23 de mayo de 2010

Ayer, hoy, ... ¿mañana?

Sirva como addendum de la entrada/ópica anterior que el conductor de la banda sonora de The Pacific es Hans Zimmer. La, o mejor dicho, mi (es decir, e ó E según si es primera o sexta) conclusión de esta serie, sucesora y a la vez contemporánea de Hermanos de Sangre será tratada en una entrada posterior. Ahora vamos con un poco de publicidad...

Nike (FF #1, su nombre proviene de Niké, diosa griega de la victoria y su símbolo es un ala) lleva años sorprendiendo con unos anuncios en los que prima el guión, el humor, la música y las estrellas deportivas, generalmente de fútbol, del momento.

Creo que el primero que recuerdo es de 1995 en se veía un partido en un coliseo romano entre un equipo de demonios y una selección internacional con Maldini, Rui Costa, Figo o Kluivert entre otros. Este anuncio marcó una época y durante años, cada vez que tirábamos un penalti emulábamos a Cantoná levantandonos el cuello y diciendo su au revoir! El pistoletazo de salida se había iniciado.

El '98, a raíz del mundial de Francia, trajo un nuevo anuncio: En éste, la selección de Brasil esperaba en el aeropuerto a que saliera su avión y mientras sonaba de fondo el Mas que nada (canción que a muchos nos resuena cuando conseguimos hacer una bicicleta...o completamos un regate =P) hacían un poco de 'jogo bonito' a lo largo de toda la terminal - el "bueno" de Cantoná volvía a aparecer en este anuncio, esta vez como viajero -. Este anuncio tuvo su continuidad en uno que enfrentaba a Brasil contra Portugal en la previa de un partido.

Al año siguiente hasta el 2005 Nike dejó de llamarse así en nuestro país debido a un litigio y sólo pudo emplear su "ala" (FF #2). En medio de este período, 2002, Nike contrató a Terry Gilliam (actor, guionista y director de Monty Phyton así como de obras maestras como 12 monos) para dirigir La Jaula (o The Secret Tournament, como se conoció fuera) en la que 24 jugadores eran invitados a un buque al más puro estilo 10 negritos con Cantoná como maestro de ceremonias (Mr. Owen, vaya) dirigiendo una eliminatoria en la que los perdedores eran lanzados al agua. Este anuncio tenía la versión remasterizada por JXL de A little less conversation de Elvis. Los perdedores tuvieron una revancha meses después...

Nike siguió contratando grandes directores, como Guy Ritchie (Snatch, Lock&Stock,...) y en el 2008, año de la Eurocopa, con música de Eagles of Death Metal de fondo, nos sorprendió con un anuncio en el que se veía la evolución de un jugador de regional hasta llegar al Arsenal, jugar la Premier, la Champions y la Eurocopa con Holanda. Mucho se discutió sobre si era o no Van Persie a quien se refería el anuncio, algo sin sentido ya que la idea del mismo era la que mentaba el propio lema: take it to the next level

Ahora, en 2010 y apenas a un mes para el Mundial de Sudáfrica, Nike vuele a sacar una campaña, ésta vez en la que se muestra la diferencia que puede marcar un sólo tiro, entre ganar y perder. Una campaña con protagonistas como Drogba, Rooney, Ribery, Ronaldo y....Federer. Una aútentica gozada de video,



No sabemos con lo que Nike nos seguirá sorprendiendo durante los siguientes años, pero en cualquier caso el nivel a batir (además de en los nombrados, en anuncios como el de la misión imposible, la casa de Henry, el duelo Agassi - Sampras, entre otros) es muy alto, mucho, hasta para Isinbayeva.

P.S. Espero que no parezca que me estoy aficionando a simplemente poner videos. Todo este post se debe a que aún no he recuperado los niveles de estamina normales.
P.S.2. No recibo absolutamente nada de Nike por esto, más aún, ni siquiera uso ropa deportiva de esta marca, todo lo que tengo es de Adidas, Reebok, Munich, John Smith o Sergio Tacchini, que quede claro =P

Escuchando: Newton Faulkner - Hand Built by Robots

domingo, 16 de mayo de 2010

Kinocidencias


Bien debido al auge que están tomando blogs musicales recién nacidos, al antrax que flota en el ambiente, o a que la extracción líquido-líquido (que esto de repetir palabras es como lo de hace un frío, pero frío frío...pues igual) no me da todo lo que le pido, me veo en la obligación moral de publicar una nueva entrada =)

Robin Hood de Ridley Scott, que parece haber encontrado en Russell Crowe su actor fetiche, es de todo menos una película sobre el Robin Hood que conocíamos hasta ahora (de hecho, este sobrenombre no aparece hasta el minuto 138 de un metraje total de 140); se aleja por tanto de la leyenda y, como sucedía en El rey Arturo interpretado por Clive Owen, se centra en dar una versión histórica de los hechos que pudieron rodear a este personaje: si Arturo era un centurión romano destinado en Inglaterra - teoría similar a la que sostiene Massimo Manfredi sobre el origen de Excalibut en La Última Legión, llevada al cine hace ahora 3 años -, Robin era un arquero a las órdenes de Ricardo Corazón de León en su tercera cruzada.

Comparando esta versión con el Robin Hood: príncipe de los ladrones de Kevin Costner, la de Scott tiene un rigor histórico mayor: Ricardo I muerto en el asalto al castillo de la Lemosin y no apareciendo para las nupcias de Robin y Marian habiendo sofocado el primero la revuelta de Juan sin Tierra que, como muestra Scott, llegó a ser coronado rey como Juan I y se casó con Isabel de Angulema tras anular su matrimonio con Isabel de Gloucester. Comparando esta versión vía IMDb (uno de mis siete pilares, aunque no lo señalara en el post anterior), la de Crowe gana a la de Costner por cerca de un punto.

Todo esto viene a colación de que, en la cinta de Scott que vi anoche, además de grandes actores como William Hurt o Max von Sydow, aparecía, esta vez haciendo de galés como Will Scarlet, un viejo conocido, quien otrora interpretara a Donal Malarkey, irlandés de pura cepa y sargento en la ya nombrada anteriormente LA serie: Hermanos de Sangre.


- Habra que fiarse de un irlandés...


Lo curioso del tema es que hace un rato me encontraba escuchando la banda sonora de ésta, dirigida por un tal Michael Kamen, un genio del que entre sus obras destacan la dirección de la Sinfónica de San Francisco para el S&M de Metallica, o las bandas sonoras de Jungla de Cristal o Robin Hood...de Costner ;) Ridley Scott prefirió confiarle esta tarea a Marc Streitenfield, discípulo del maestro Hans Zimmer quien también parece ser fetiche de Scott en películas como Gladiator o Black Hawk Down, y hace sus pinitos en otras como por ejemplo, El Rey Arturo...

...no sé si me seguís pero lo que está claro es que no se equivocaban respecto a Kevin Bacon =P

Escuchando: Canal de benydebney en youtube ... sin desperdicio para los amantes de la música cinematográfica con poco tiempo =)

P.S. En Un buen año, dirigida por Ridley Scott, con música de Marc Streitenfield, Max Skinner (Russel Crowe) mientras flota en la piscina llena de hojas representa el siguiente diálogo,

- ¿Qué es lo que más le gusta del desierto, coronel Lawrence?
- Que está limpio

¿¿am I right, am I right??...yeah, I'm the jerk! =P

domingo, 9 de mayo de 2010

Sólo eso..

El Coronel T.E. Lawrence - uno de los personajes más excéntricos de la Historia, con mayúsculas - escribió en 1926 Los siete pilares de la sabiduría, un libro sobre su experiencia tanto humana como militar en la Primera Guerra Mundial, bien al lado de los turcos, luchando con los ingleses o adoptando diferentes identidades. Si bien, Los siete pilares, es un tanto denso, puede obtenerse una visión general de la obra de Lawrence en su obra reducida, Rebelión en el desierto o en la magnífica adaptación cinematográfica de David Lean.


No puedo pensar tan sólo en siete artes, artistas, escritores, piezas musicales o, en general, cosas, que sean los pilares de mi sabiduría, la base de lo que soy ahora; me vienen a la mente, entre muchos más, Los simpsons, Hermanos de Sangre, la mitología clásica, la hagiografía cristiana, Terry Pratchett, John Milton, Tchaikowsky, Verdi, Fra Angelico, Mafalda, Howard Hawks o el discurso de Steve Jobs en Stanford. En este último, en los primeros minutos, el bueno de Steve dice que sólo va a contar 3 historias. Sólo eso, tres historias. Nada más.

Toda esta introducción es porque hoy, además de esbozar la figura de Lawrence, quería enseñaros dos videos musicales de diferentes artistas - bueno, por eso y porque me gusta visitar Úbeda y sus cerros =P -. Por un lado, la canción Someone to love de la banda estadounidense Fountains of Wayne (uno de los descubrimientos musicales gracias a Scrubs, otro pilar de sabiduría...), y por otro, Bad day del cantante canadiense - como al que escucho ahora mismo - Daniel Powter, del que, si bien me encanta este single, no me he molestado en buscar nada más (¿sindrome de Wonders? gallifante para quien pille la referencia ;)). Las letras de las canciones tienen poco o nada que ver entre sí pero lo de los videos ya es otra historia. Juzgad vosotros mismos. Hoy os traigo sólo eso, dos vídeos. Nada más ;)




video





Escuchando: Rufus Wainwright - Poses